Saltar al contenido

Celtas en Irlanda: Una aventura desconocida del 2021

Origen de los Celtas en Irlanda

La historia del pueblo celta es un poco imprecisa, desde el punto de vista geográfico y lingüístico. De hecho, no es posible hablar del “Imperio o Estado celta” porque las características de estas tribus indoeuropeas son tan amplias que no se pueden encasillar en un par de atributos.

Esto quiere decir que el famoso estereotipo celta, predominante en la actualidad, de los hombres y mujeres atrayentes, altos, rubios o pelirrojos, de piel blanca, parece alejarse ante la evidencia arqueológica.

Estos pueblos, diseminados por toda Europa, se fusionaron con las tradiciones y culturas locales.

Por otro lado, lo importante aquí es conocer los movimientos migratorios de los celtas a través del norte de Europa e Irlanda. Es más, Las Islas Británicas son testigos de esta cultura y en sus orígenes están grabados los tesoros más notables de esta tribu.

¿Cuándo llegaron los celtas a Irlanda? – Historia

Los celtas marcaron la Irlanda medieval y celta

Ciertamente, la presencia de celtas en Irlanda es más que evidente. Los monjes irlandeses son una prueba de su existencia, quienes en el siglo VII d.C., recopilaron y dejaron testimonios escritos de las tradiciones más importantes de este pueblo indoeuropeo.

Tal documentación se hizo en lengua gaélica y ha permitido al hombre moderno conocer o aproximarse a una cultura milenaria

Ahora bien, la llegada de los celtas a Irlanda es aún hoy motivo de grandes debates. En tal sentido, muchos historiadores y arqueólogos se han atrevido a decir que es “imposible” saber a ciencia cierta cuándo comenzó la “celtización de Irlanda”.

Se cree que los celtas llegaron a Irlanda entre los siglos VIII a.C. Y I a.C., a través de una serie de movimientos migratorios y expedicionarios desde el centro y oeste de Europa. De tales oleadas, una de las más importantes fue la protagonización por los gaélicos, quienes fueron los últimos en llegar a estas islas.

La llegada de los gaélicos tuvo gran importancia porque conquistaron y dividieron el territorio en 5 reinos, hicieron grandes aportes a la cultura local y dejaron rastros arqueológicos esenciales para su estudio.

Así era el Mapa Celta en su importante inicio

Finalmente, los estudiosos modernos han establecido que la llegada de los celtas a Irlanda se produjo de forma paulatina, pacífica y en pequeños grupos que fueron mezclándose con los habitantes ordinarios. Esto podría haber iniciado en la Edad de Bronce, aunque la evidencia arqueológica habla del primer milenio antes de Cristo.

Ciudades celtas en Irlanda

Las ciudades celtas en Irlanda se formaron tras la presencia de estas tribus en la isla. Esta división político-administrativa permaneció vigente hasta la reconquista de los Tudor.

Las cuatro provincias son las siguientes:

  • Connacht
  • Leinster
  • Munster
  • Úlster

En la actualidad, se puede hablar de ciudades célticas en Irlanda y éstas son algunas de ellas:

  • Dublín
  • Galway
  • Connemara
  • Limerick
  • Waterford
  • Anillo de Kerry
El anillo de Kerry es historia de los Celtas, llegando a ser una Ciudad Celta

Monumentos, fiestas y tradiciones de los celtas en Irlanda

El legado dejado por los celtas en Irlanda demuestra ampliamente su gusto por los santuarios en lugares naturales.

Las ruinas y monumentos celtas en la isla comprenden una serie de edificaciones con carácter religioso, distribuidos a lo largo y ancho de Dublín y Galway. Estos restos célticos en Irlanda son los siguientes:

  • Monasterio de Clonmacnoise
  • Monasterio de Kilmacduagh
  • Rock of Cashel
  • Monasterboice
  • Glendalough

Por otro lado, las fiestas y celebraciones celtas en Irlanda son las siguientes:

  • La Fiesta del Samhain:

Se celebra el 1° de noviembre y marca el inicio del calendario agrícola, el año nuevo y la duración de las estaciones. Con la llegada del cristianismo a la isla, esta fiesta se mezcló con la celebración de Todos los Santos.

La fiesta del Samhain es el antecedente directo del Halloween.

 Fiesta del Samhain, es una de las fiestas Celtas aun vivas

Esta fiesta contaba con grandes hogueras y colocación de amuletos de la buena suerte en todas las casas, los cuales se creían que espantaban los espíritus malignos.

  • Fiesta de Imbolc:

Se celebra el 1° de febrero y marca el inicio de la primavera, siendo muy importante porque significaba la llegada de excelentes cosechas y producción de leche de alta calidad.

Los celtas solían verter cierta cantidad de leche en los arbustos para la suerte y obtener poderes sobrenaturales. Con la llegada del cristianismo, esta fiesta cambió su nombre a Día de Santa Brígida.

La velas, un Vaso de leche y los cuarzos son gran tradición de Fiesta de Imbolc
  • Beltaine:

Se celebra el 1° de mayo y es la fiesta más emblemática del calendario celta, debido a que representa la victoria del pueblo sobre las fuerzas malignas y marca el inicio del verano.

  • Lughnasa:

Se celebra el 1° de agosto y representa el inicio de la cosecha, es una fiesta en honor al dios Lugh. Esta fiesta se acompañaba de hogueras y otros rituales comunitarios.

Ruinas y restos de los celtas

Recordemos que los celtas eran tribus con muchas creencias y cultura, por lo tanto, realizaban monumentos y ruinas para representar un lugar especial en su historia. En este caso, Irlanda es uno de esos lugares relevantes.

Las ruinas y monumentos celtas más importantes de Irlanda son los que se detallan a continuación:

  • Cementerio de Loughcrew
  • Colina de Tara o Colina de los Reyes
  • Piedra en Pie o Piedra del Destino
  • Calzada del gigante
  • Monasterio celta de Clonmacnoise (Galway)
  • Dolmen de Poulnabrone
  • Playas y aldeas del Anillo de Kerry
Calzada de los gigantes, originada según de guerras de Gigantes Celtas

Cabe destacar que los cementerios celtas en Irlanda son considerados sagrados, debido a que en estos lugares se sepultaban los restos de las personas pertenecientes al poblado, dejando así un recuerdo de su existencia.

El fin de una era céltica en Irlanda

La llegada al poder de Inglaterra por parte de los Tudor sentó las bases para el fin de la era celta en Irlanda. En 1.541 la isla se convierte en el Reino de Irlanda, esto implicaba que el liderazgo político lo ejercía el Rey de Inglaterra, Enrique VIII.

Este período estuvo lleno de confrontaciones militares y políticas que se extenderían por un siglo, representando para los celtas un gran problema.

Sin embargo, con el reinado de Isabel I de Inglaterra y Jacobo I, Irlanda sucumbe ante la corona. Posteriormente, en 1.607 la famosa “Fuga de los Condes” se establece como el fin de la Irlanda gaélica o céltica.

Configuración