Saltar al contenido

Celtas y vikingos: Un recuerdo del pasado en el siglo XXI

Historia de Celtas y vikingos

El hombre del siglo XXI disfruta en gran medida de las aventuras de héroes y villanos por igual. Hollywood y otras empresas de entretenimiento han aprovechado esto y no en vano, debido a que las películas o sagas relacionadas con celtas y vikingos siempre resultan un éxito.

La cultura moderna tiene la costumbre de rememorar sucesos del pasado. Unas veces, por devoción y otras, por explotación.

Los pueblos originarios del norte y este europeo han acumulado una larga lista de fanáticos. Por un lado, los celtas son recordados no solo por sus tradiciones y modo de vida, también por su dimensión esotérica.

Las diferencias entre Vikingos y Celtas

Desde otra perspectiva, los vikingos no han corrido con la misma suerte gracias a que su fama de bárbaros, violentos y asesinos suele destacarse en sus historias. Por ello, en la actualidad se genera un fenómeno muy interesante.

Erróneamente se suele confundir a celtas con vikingos, ubicándolos en un espacio temporal simultáneo y con rasgos socio-económicos iguales. Sin embargo, la historia, la arqueología y la tradición han confirmado que ambos pueblos difieren mucho.

Celtas vs Vikingo – Historia y orígenes

¿Quién es quién en la historia de los pueblos? En el caso de los celtas y vikingos, hay mucho que decir y comprender. En primer lugar, y sin ánimos de hacer una narrativa aburrida de hechos históricos, debemos entender que: Entre estas dos tribus hay 800 años de diferencia.

Dicho esto, esas “extrañas mezclas” ubicadas en la filmografía actual donde los héroes comparten ritos, vestimentas y creencias están llenas de errores.

Ahora bien, cuando se habla de celtas y vikingos tenemos un término de común aceptación por lo historiadores: Indoeuropeos. ¿De dónde salió esta gente? Estarás preguntándote. Para responder esta cuestión, hay que viajar a Europa entre el 9.000 y 7.000 a.C. Los pueblos de entonces eran ávidos agricultores y sus grupos sociales estaban dominados por la matriarca.

Origen de los Nórdicos y Escandinavos

El estilo de vida de los celtas en aquél tiempo era bastante tranquilo. Aunque, existió un bando que era belicoso y fue este el que inició su expansión hacia el centro del continente.

Estos pueblos agricultores, además de crecer en número y distribuirse más allá del territorio turco, decantaron en un grupo heterogéneo de la Europa central, cuya denominación es lo que se conoce en la actualidad como indoeuropeos.

Una gran proporción de invasores fueron hombres, quienes se adueñaron de tierras, tesoros y vidas humanas hace más de 4.500 años. Estos eventos desarrollaron una evolución del modelo matriarcal al patriarcal, del agrícola al ganadero y de la religión politeísta a una de mayor trascendencia.

Para hacer esta historia un poco más breve: el pueblo celta vivió su pleno apogeo en la Edad de Hierro.

Importancia de la Edad de Hierro para los Celtas

Frente al crecimiento y expansión del Imperio Romano, los celtas, quienes habitaban el norte de la actual Europa, tuvieron que defenderse de aquellos. El resultado fue contundente: el legado céltico fue borrado del centro y este de Europa, permaneciendo escondido en el norte, es decir, en las Islas Británicas.

En otro orden de ideas, los vikingos, quienes no figuraron en el panorama de los celtas por muchos años, tuvieron cierto protagonismo tras la caída del Imperio Romano. Para el 789 d.C., su invasión comenzó en dirección norte – sur y al oeste de Europa, tiempo en el cual pudieron entrar en contacto con la cultura céltica.

Diferencia de sus raíces

Mitología Escandinava y Nórdica

Las diferencias entre celtas y vikingos no solo provienen de la línea de tiempo en la cual cada pueblo hizo vida en el continente europeo, sino también de sus raíces. ¿Qué quiere decir esto?

Ambos pueblos se consideran indoeuropeos, pero los celtas se ubicaron en los territorios del Mar Caspio y norte de Europa durante la Edad de Hierro, es decir, hacia el 750 a.C.

Mientras que, los vikingos son un conjunto de pueblos originarios de Escandinavia cuyo protagonismo se da después del 789 d.C. Además, descienden de las tribus germanas, por lo tanto, se concluye que ni el idioma ni la cultura son compartidos entre ellos.

Los vikingos no son celtas, ¿Por qué?

A estas alturas, es muy claro que los vikingos no son celtas. Sin embargo, es necesario especificar algunas cosas:

  • Vikingo es el nombre que recibe el pueblo nórdico, procedente de Escandinavia. Estos poblados son descendientes de la rama germánica, es decir, las tribus del norte europeo que no tiene relación con los celtas.
  • Los celtas, por su parte, nacieron de la rama europea promotora de las diferentes lenguas como: el eslavo, el romance y el germánico.

Por estas razones, es un error asumir que los vikingos son celtas. Una cosa es absorber la cultura y tradición, y otra muy diferente es tener como lugar de origen común a los pueblos indoeuropeos.

Relación entre los celtas y los vikingos

Las relaciones entre celtas y vikingos han trascendido el tiempo y, en algunos casos, se han fusionado.

Recordemos que la diferencia de 800 años entre los pueblos celtas y los vikingos fija las bases de comunidades totalmente diferentes, en lo político, social, económico y cultural.

No obstante, por ser pueblos indoeuropeos es muy común compartir ciertas creencias religiosas, orfebrería, gastronomía y actividades económicas.

Relación entre vikingos, celtas y druidas

Obviamente, tras las invasiones bárbaras llevadas a cabo por los vikingos, solo era cuestión de tiempo para que se apropiaran de tradiciones celtas, muy arraigadas en el norte de Europa y en las Islas Británicas.

La religión vikinga, al igual que la celta, era politeísta y ritualista. Creían en muchos dioses, celebraban ciertas fechas del calendario y en el centro de su cosmología había un Dios todopoderoso responsable de la creación y de la buena fortuna.

Preguntas frecuentes

Los rasgos más comunes y característicos eran: Ojos grises, altos y de cabellos castaños, además de tener un buen físico. Acostumbraban dejarse largas y espesas Barbas y bigotes.

Configuración