Saltar al contenido

Los Celtas ¿De dónde son y su origen?: 2021

Tradicionalmente, se ha considerado a los celtas como un pueblo guerrero, invasor y bárbaro. Sin embargo, como suele suceder en la historia, siempre existen dos versiones.

Recientes hallazgos arqueológicos han demostrado que las tribus celtas no solo se dedicaron a robar y saquear tierras, apropiarse de riquezas ajenas y dejar una estela de sangre a su paso.

También, fueron comerciantes muy diligentes y grandes embajadores de su cultura.

La locura desatada por los celtas después del siglo XVIII hasta el presente, ha fomentado la consolidación de ideas erradas acerca de estos pueblos.

Desde la falsa creencia de una raza céltica única y pura, hasta considerar a la gaita como un instrumento musical originario de estas tribus.

Esto ha llegado a los medios de comunicación y ha permeado la literatura, el cine, la tv y hasta el imaginario infantil.

La península ibérica y los celtas – ¿Cómo llegaron?

Antes de explicar cómo llegaron los celtas a la península ibérica, es necesario considerar algunos aspectos históricos que son claves para entender de qué va este asunto.

  • En primer lugar, los celtas comprenden un conjunto de tribus heterogéneas que vivieron en el centro y occidente del continente europeo, entre los siglos VIII – I a.C.
  • En este punto, tenemos dos acepciones importantes:
  • Por un lado, fueron una serie de tribus que tenían en común las lenguas celtas, derivadas éstas del lenguaje indoeuropeo.  
  • Desde otra perspectiva, también se refiere a un conjunto de pueblos que compartieron rasgos culturales similares y que se asentaron en la región de los Alpes, la Galia, Italia del norte, Alemania, Bohemia, península Ibérica, Anatolia, Rumania, islas británicas e Irlanda.

Gracias a los historiadores romanos, se sabe que estos pueblos salvajes y belicosos procedentes de los Alpes llegaron a Italia y a los Balcanes en el siglo IV a.C.

Como buenos jinetes y saqueadores de oficio, los celtas invadieron y atacaron Roma hacia el 390 a.C.

En otro orden de ideas, en la historia celta se pueden apreciar dos períodos que ayudan a comprender la expansión de esta cultura y como se fusionó con los pueblos:

  • El Hallstatt:

Este periodo puede ubicarse claramente al final de la Edad del Bronce y el apogeo de la Edad del Hierro. Recibe ese nombre debido al campo de urnas localizado en el yacimiento Hallstatt, actual Austria.

Los pueblos localizados en esta región se destacaron en el manejo del hierro y como jinetes especializados, esto permitió la forja de armas y un mayor poder en las invasiones o ataques.

los celtas

Además, crearon una incipiente industria con las minas de sal, convirtiéndose en comerciantes experimentados, realizando labores de agricultura y ganadería.

Su estructura social en esta época estaba segmentada, muy bien diferenciada. En la cima de la pirámide se encontraba la élite, es decir, sacerdotes y líderes del pueblo.

En colinas altas, apartados del punto céntrico del poblado se encontraban los líderes y nobles de esta tribu.

Hacia el siglo V a.C. la cultura Hallstatt fue desvaneciéndose desde el punto de vista arqueológico e histórico, dando entrada al período de La Téne.

Finalmente, podemos decir que los movimientos de estos pueblos celtas, durante este ciclo, fueron en su mayoría hacia el este de Europa. Por lo tanto, la expansión llegaría hasta Grecia y la actual Turquía.

  • La Téne:

Representa el asentamiento más prometedor de la cultura celta, puesto que permitió la comprensión del legado en el noroeste de Europa. A esta etapa pertenecen los pueblos de la Edad de Hierro, conocida como la Edad del Hierro II.

Desde el punto de vista geográfico, La Téne se encontraba en lo que es Suiza en la actualidad. Esto quiere decir que tales grupos se ubicaron al norte de Hallstatt, cuyo valor estratégico fue incalculable para los celtas.

Las migraciones y expediciones de los pueblos de este período se caracterizaron por tomar el camino hacia el norte y oeste del continente, llegando a la península Ibérica, Alemania y las Islas Británicas.

La llegada a la península Ibérica ocurriría entre el siglo VI a.C. y V a.C.

Cabe destacar que sobre este grupo recae el mayor peso de la cultura céltica. De hecho, algunos arqueólogos y antropólogos se han atrevido a asegurar que el espíritu céltico proviene de esta etapa.

Los Celtas: Llegada a Galicia

La llegada de los celtas a la península Ibérica se produce en dos grandes oleadas, las mismas se ubican cronológicamente entre el 950 a.C. y 650 a.C.

Estos invasores venían de las regiones adyacentes al Mar Caspio y el Cáucaso.

Sobre el advenimiento de los celtas a Galicia hay dos posiciones contrarias: una de ellas, habla de dominación e invasión; la otra, considera que lo ocurrido fue un intercambio pacífico y una suerte de mestizaje cultural.

En ambas posturas, existen pruebas arqueológicas suficientes. Aunque, lo cierto es que la llegada de los celtas a las tierras del noreste de España y Portugal es un hecho innegable.

los celtas

El movimiento migratorio céltico se instaló en tierras gallegas a través del río Sil.

Los historiadores, en su mayoría, consideran que la llegada de estas tribus a Galicia y Portugal fue un poco tardía.

Aseguran que las expediciones a estas tierras fueron pocas y que no hubo un ataque o invasión, sino una fusión lenta y bien estructurada.

Llegada a Irlanda de los celtas

Como se mencionó anteriormente, la Edad del Hierro está relacionada con los celtas. Entre sus múltiples movimientos migratorios y expediciones en la etapa Hallstatt.

Posteriormente, en La Téne, se cree con bastante certeza que colonizaron Irlanda, entre los siglos VIII a.C. y el I a.C.

Uno de los últimos grupos invasores en llegar a la isla fueron los gaélicos, estableciendo asentamientos con un estilo patriarcal donde los druidas y sacerdotes estaban en el nivel superior de la escala social.

Esta tribu celta es la responsable de dividir geográficamente el territorio irlandés en 5 reinos

Los Celtas y su llegada a Inglaterra

llegada de los celtas

La llegada de las tribus celtas a Inglaterra suele estar llena de contradicciones y posiciones encontradas.

Los historiadores antiguos identifican la llegada de estos invasores y saqueadores en 4 oleadas importantes, las cuales ocurrieron tanto en el periodo Hallstatt como en La Téne.

Por otro lado, las evidencias históricas, arqueológicas y documentales de la teoría antigua son sumamente escasas.

Es este sentido, se produjo un mayor consenso al interpretar este fenómeno migratorio como una paulatina mezcla entre los pueblos originarios de la isla y los celtas.

Por último, la teoría más revolucionaría sobre la llegada de los celtas a Inglaterra es que estos realmente descendieron de los pueblos aborígenes de la región.

Claro está, la evidencia arqueológica apunta a que los celtas que llegaron a la isla procedieron de la cultura La Téne.

Características de los celtas en la antigüedad

Ciertamente, los celtas de la antigüedad se caracterizaban por:

  • Eran guerreros de gran prestigio y jinetes habilidosos
  • La aldea era la forma básica de agrupamiento y, por lo general, siempre estaba amurallada o protegida.
  • Sus armas eran las espadas, los escudos de cuero y las lanzas.
  • Su ejército era fuerte, pero carecía de disciplina y orden.
  • Sus tradiciones orales se transmitían de generación en generación a través de los bardos, quienes memorizaban la información, las tradiciones y la mitología para luego compartirla con los demás.
aldeas de los celtas
  • Las mujeres estaban al mismo nivel que los hombres, podían liderar ejércitos, casarse, divorciarse, tener tierras, eran autónomas en sus decisiones.
  • El jefe de la aldea era el líder máximo, podía ser hombre o mujer y, normalmente, era asesorado por los druidas y sacerdotes.
  • Su forma de organización era la tribu y cada una de éstas era independiente, tanto en lo económico, político y religioso.
  • Practicaban el politeísmo.
  • También se consideraban animistas y naturalistas.
  • En la escala social, las clases estaban bien diferenciadas según la tarea de cada persona.
  • Las actividades económicas predominantes eran la agricultura, ganadería y comercio.
  • Fueron excelentes orfebres y manejaban muy bien el hierro y el bronce.
  • Sus viviendas eran construidas en piedra, adoptaron un diseño circular para la estructura y en la parte superior colocaban un techo de paja con forma cónica.

Tomando en cuenta estas características de los celtas, lograremos observar que su cultura y tradición terminó por promover el nacimiento de la famosa “Cultura Castreña” en el norte de España.

¿Cómo eran, cuánto median y cómo vestían los celtas?

Los descubrimientos arqueológicos demostraron el uso de telas estampadas con cuadros, de color rojo o en todas sus tonalidades, amarillo y azul.

En cuanto a los nobles, debemos decir que vestían seda con bordados y abundantes hilos dorados.

La vestimenta de los celtas era muy homogénea y su fibra preferida era la lana

Los hombres y las mujeres contaban con piel blanca, pelo liso u ondulado, cuerpo prominente y contextura atlética.

Así mismo, los hombres usaban la barba corta y bigote largo que les permitiera ocultar su boca. El cabello era normalmente rubio, largo y con trenzas que llegaban hasta el mentón.

El uso de pantalones ajustados en los tobillos era la vestimenta común, usando también una túnica bordada que llegaba hasta la rodilla y que se adaptaban a la cintura con una cinta.

vestimenta de los celtas

La joyería y casco era bien visto y necesario, dejando oculta la típica cresta en el cabello y los tatuajes en su piel.

En el caso de las mujeres, el uso del cabello largo era tradicional en la cultura celta. Por lo general, lo recogían con moños o trenzas y la pigmentación de este podía ir del rubio hasta el rojizo.

Vestían túnicas largas, amarradas a la cintura y colocaban sobre sus hombros un manto.

Otro elemento importante de su vestimenta eran las faldas a cuadros y la joyería alrededor del cuello, muñecas y brazos, así como también el maquillaje.

 Religión de los celtas: Una cultura politeísta

La religión celta era politeísta, es decir, creían en una gran cantidad de dioses. Unos con rasgos humanos y otros, en forma de animales y elementos de la naturaleza.

Al igual que la sociedad actual, los celtas se regían por un calendario que indicaba el fin del año viejo e inicio del nuevo.

Así mismo, esta cultura consideraba a los druidas como filósofos e intermediarios entre las cosas de este mundo terrenal y los dioses.

Los celtas otorgaban mucha importancia al número 3 porque su cultura contaba con tres dioses principales, debido a esto era común observar este símbolo numérico en todas sus artesanías.

hombre celta orígenes

¿Cuáles son los países celtas en la actualidad?

Son aquellas naciones que están localizadas en el oeste europeo, las cuales conservan ciertos niveles de la cultura, tradición y lenguaje gaélico de los celtas. Actualmente, se conocen 6 países con estas características, ellos son:

  • Bretaña
  • Cornualles
  • Gales
  • Escocia
  • Irlanda
  • Isla de Man

Desde otro punto de vista, también se habla de regiones celtas. De hecho, esto resulta muy coherente gracias a las conquistas y expediciones que partieron de los Alpes en la antigüedad, hacia el este, norte y oeste de Europa.

Dicho esto, ¿Quieres saber cuáles son estas regiones? Pues, llegaste al lugar indicado

  • Península Ibérica: Galicia, Asturias y norte de Portugal
  • Isla del Cabo Bretón
  • Nueva Escocia
  • Península del Labrador: isla de Terranova
  • Provincia argentina de Chubut

Preguntas Frecuentes

La principal actividad económica que hacían los celtas era la ganadería, como también la agricultura y metalurgia de hierro.

Lenguas celtas o célticas que incluye un grupo de idiomas como bretón, cornico, gaélico escocés.

Contenidos ocultar
Configuración